jueves, 21 de marzo de 2013

¿MUJERES DE ÉXITO? ¡NO, MOUNSTRUOS!


Esto es Guerra y Combate son, sin duda alguna, los dos "productos televisivos" más vulgares, aberrantes y dañinos que se hayan producido en la historia de la caja boba peruana. Acorde a la metástasis de embrutecimiento de las masas perpetradas desde mediados de los 80s (en el Perú y el mundo), estos esperpentos - que además han generado "escuela" con remedos de lo mismo en diferentes horarios - son creados y producidos por un par de señoras - hasta trabajo me cuesta llamarlas así - que las pegan de "exitosas", "experimentadas triunfadoras en asuntos del rating", "competidoras natas" y toda serie de halagos autoimpuestos y refrendados por una multitud decadente de padres, jóvenes y lo que es peor, niños, que siguen las incidencias, paso a paso, de una bola estúpidos y estúpidas dispuestos a cualquier exceso con tal de "hacerla" en el mundo de la farándula peruana, cada vez más agresiva en su ignorancia e inescrupulosa en sus contenidos.

El público tiene la culpa, desde luego. Y los anunciantes, que renuevan sus aceitosos contratos de publicidad porque la basura en horario de protección infantil produce más ingresos y potenciales clientes. Y los dueños de los canales, que aprueban y promueven campañas en las que afirman que ofrecen "televisión blanca" y "diversión para toda la familia". Y las autoridades que, como la ministra de la Mujer, callan en siete idiomas ante este atropello mediático pero sí saltan hasta el techo cuando critican a Nadine Heredia "por ser mujer". Pero quiero detenerme aquí para señalar con el dedo (medio) a este par de viejas picudas que se embadurnan a sí mismas de orgullo por sus ratings de dos dígitos y no dudan en defender las tropelías que azuzan sin ninguna vergüenza. Se llaman Mariana Ramírez del Villar (productora de Esto es Guerra, ATV) y Marisol Crosillat (productora de Combate, Canal 4 ¿el apellido les suena?).

Ambas tienen el descaro de afirmar que sus hijos son profesionales "en otros aspectos", con lo cual desnudan su desprecio por esa masa a la que embrutecen. Por eso no tienen remordimiento de llenarse los bolsillos con la miseria que les hacen tragar a diario, porque los desprecian tanto que sus programas y sus palabras las delatan. En esta era de "inclusión social" y "no a la discriminación", este único hecho merecería que las dos fuesen expectoradas de cualquier círculo social.

Este par de "señoronas", que tienen el descaro de  merecerían el escarnio público. Si fueran puneñas, la población tendría que agarrarlas a correazos hasta que no puedan más. Y si fueran palestinas, deberían ser condenadas a la lapidación en la plaza de armas. Me importa un rábano que sean mujeres y que sean "de éxito". Son en realidad un par de mounstruos arrugados y enjoyados que no merecen respeto. Por lo menos no el mío. Les dejo algunas frases célebres de este dúo de atorrantes (fuente: Hildebrandt en sus trece, 15 de marzo de 2013):

"Yo trabajo bajo ciertas condiciones dadas: estoy en un canal comercial con exigencias de rating y de facturación que están establecidas contractualmente. Estoy obligada al éxito. Tengo que satisfacer a un público múltiple y no me puedo dar el lujo de reorientarme o pensar en hacer un programa cultural cuando lo que marca las tendencias es este género" (Mariana Ramírez del Villar).

"Lo que pasa es que en la televisión, cuando alguien te empieza a ganar, tú empiezas a perder los papeles. He sentido en algunos momentos que he perdido la brújula" (Marisol Crousillat).

"Hay gente que está hecha para cada cosa. Si tuviera un hijo que quisiera exposición mediática para usar esta plataforma y lograr algún objetivo, no tendría ningún reparo (en que participe o vea su programa). Pero mis hijos no van por esa línea, no les interesa estar en pantalla, prefiern ser profesionales en otros aspectos" (Mariana Ramírez del Villar).

"A uno de los participantes, Mario Irivarren, le traje a su ex para que concursara. Yo sabía que eso le iba a molestar. Él ya estaba en coqueteos con otra chica. Le arruiné la vida a propósito. Lo hice para generar reality y lo generé. Y funcionó muy bien, se pelearon y todo salió al aire" (Marisol Crousillat).

2 comentarios:

lil costa dijo...

Hola, he visitado su web y me gustaría proponerle una colaboración en materia de contenidos.
Si lo desea puede escribirme a costa19791979@gmail.com.
Gracias. Un saludo,
Liliana.

Carlos de la Parra dijo...

Tu artículo cubre casi en total la corrupta forma de anteponer las ventas y el rating en base al embrutecimiento de las masas.
Ahora que el fenómeno aquí descrito no es exclusivamente Peruano, es mundial.(Aunque ciertamente está dentro de los más bajos sub niveles.)
Por éso ves que existe extremo control de unos pocos en manejo de la T.V. No hay pluralidad, pues no desean que alguien convenza a las masas de evolucionar y liberarse.
Pues el mantener a éstas masas embrutecidas se garantiza que siempre aceptarán el trabajo sucio de represión que hacen como soldados o policías. De otra manera si tomaría parte el mismo pueblo en decidir su destino.
La gente, ya que no le permiten crear un canal de t.v.,lo que sí pueden hacer es videos y noticieros de por ejemplo canal equis, y crear conciencia de rentar éstos y abstenerse de ver la tele del estado y los grupos de poder.Así fortalecerán y verán su auténtica televisión.
El problema subyace en que los del poder están organizados y la gente no. Sólo haciéndolo recuperas el control.