viernes, 25 de abril de 2008

¿QUIÉN ES PEROGRULLO?


"Es una Verdad de Perogrullo". Miles de veces hemos escuchado y/o leído a periodistas, escritores, analistas, políticos, columnistas y demás profesionales ligados al ámbito de las ciencias sociales utilizar esa frase. Y por lo general, tiene un sentido abiertamente despectivo, como para desautorizar o minimizar el peso de alguna declaración del interlocutor, cuando éste pertenece al bando contrario. Más aún, el adjetivo que la frase de marras ha generado - la "perogrullada" - cumple con mayor efectividad esa función de ataque. Efectivamente, en el mundo de los debates ideológicos en nuestro país - o mejor dicho, debates politiqueros - considerar que los argumentos del opositor constituyen meras "perogrulladas" es más que suficiente para dejarlo sin piso o en todo caso, para decirle entre líneas a la opinión pública: "este señor está hablando piedras".

Según el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), el término "perogrullada" sirve para denominar "una verdad o certeza que, por notoriamente sabida, es necedad o simpleza el decirla". Nótese que no necesariamente se trata de un error como la "paparruchada" ("noticia falsa y desatinada de un suceso, esparcida entre el vulgo", definición del mismo diccionario) o de un enredo como la "cantinflada" (osea el hablar como Cantinflas, el célebre cómico mexicano). Sin embargo muchos "expertos" contendores de florido verbo parlamentario atacan a sus rivales usando indistintamente los tres términos como si se tratara de sinónimos.

Por otro lado también hay una especie de fascinación en utilizar la frase original - "esa es una Verdad de Perogrullo" - con el objetivo de parecer versado o de contar con recursos técnicos capaces de desbaratar cualquier argumento sin necesidad de ampliar el análisis. Poco a poco, el uso indiscriminado - y desinformado - de esa y de muchas otras alocuciones provenientes de los primeros estadíos de nuestro riquísimo idioma ocasiona que cambien los sentidos y se tergiversen por completo alterando para siempre su significado original. Las verdades de Perogrullo abundan en los discursos de mucha gente pero ¿alguna vez alguien se ha dignado a explicarnos quién es Perogrullo, el dueño de tantas y diversas verdades? ¿Quién es Perogrullo?

Para empezar, Perogrullo no es nada más ni nada menos que un personaje de ficción. Aunque siempre se dice que no se conoce al 100% la verdadera historia con respecto de su existencia, la información apunta más a aceptar que, en efecto, Perogrullo vivió en la imaginación de un poeta y cómico bufonesco español del siglo XV. Según diversos investigadores, las primeras verdades de Perogrullo tenían que ver con asuntos demasiado obvios para ser mencionados, que podían provenir de: a) alguien que se encontrara lo suficientemente distraído como para decir algo así o de lo contrario, b) alguien dispuesto a hacer reír a los demás. Ejemplos clásicos de Verdades de Perogrullo: "Si hace calor no hace frío", "mañana por la noche el sol no saldrá" o una de las mejores que he escuchado - y pertenecientes al segundo grupo de opciones - "si esa pelota entraba al arco era gol" (cortesía de Israel, saludos a la distancia). Los maestros del humor lingüístico-musical, Les Luthiers, en su rutina La Tanda, perteneciente a su espectáculo Hacen muchas gracias de nada (1979), nos regalan esta maravillosa Verdad de Perogrullo: "De cada diez personas que ven televisión, cinco... son la mitad".

En ese sentido, la verdad de Perogrullo puede ser libremente asociada a la redundancia y al pleonasmo, recursos lingüísticos válidamente utilizados tanto en la poesía como en la prosa humorística, como podemos comprobar en diversos textos de autores como Quevedo, Juan de Encinas (en el mundo de lo clásico) o creadores contemporáneos como los mencionados Les Luthiers o el mexicano Roberto Gómez Bolaños, más conocido como "Chespirito". Pero en ningún momento asume un uso agresivo o de crítica. A lo mucho puede generar sonrisas o extrañeza, pero por muy obvio o necio que sea lo dicho, en todo caso, no se trata de un error. Pero volvamos un poco a la historia de Perogrullo.

En un texto llamado La Profecía que data de de 1460 aparece la que para muchos es la primera referencia de este poseedor de verdades. El autor, bajo el pseudónimo de Evangelista, nos habla en su relato de un ermitaño poeta de Galicia que se divierte anunciando sucesos o diciendo cosas que, usando otra expresión bastante popular, se caen de maduras: "El primero día de enero que vendrá será primero día del año... Este día amanecerá al alba... Vendrá una niebla tan grande y tan oscura que cubrirá el cielo, y no habrá hombre, por ciego que sea, que vea las estrellas á medio día". Esas vendrían a ser las primeras verdades de Pedro Grullo, siglo después conocido como Perogrullo. Es más, hay estudios que afirman que algunos pasajes bíblicos están plagados de notables perogrulladas, motivadas por las malas traducciones que han llegado a nuestras manos. Por ejemplo, en Zacarías 9,9 puede leerse lo siguiente: "Regocíjate mucho, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén. Mira que tu rey vendrá a ti justo y salvador; vendrá pobre y sentado sobre un asno, sobre un pollino, hijo de asna". ¿Reprochable? No. Gracioso o anecdótico, a lo mucho.

La perogrullada es un elemento más de nuestro idioma, válido para ser aplicado como absurdo para hacer reír, sea esto intencional o no, pero no para descalificar o desautorizar un discurso. En todo caso, para quienes se exceden en la redundancia o en la mención de situaciones demasiado obvias se les puede calificar de no contar con argumentos fuertes o pesados, mas no como una persona que está equivocada o que no sabe lo que está diciendo. Si no recordemos al fallecido periodista e histórico narrador de noticias de Canal 4, don Arturo Pomar, que cerraba sus despedidas con el clásico: "Quien dice la verdad, no miente". Hasta la próxima.

27 comentarios:

Willie el "jardinero" dijo...

gracias me sacaste de un apuro, muy contundente el articulo... gracias!

Jorge Luis dijo...

Ah qué bueno que te haya servido... saludos...

Gracias por leer y comentar

Jorge Luis dijo...

Ah qué bueno que te haya servido... saludos...

Gracias por leer y comentar

Sergio dijo...

La definición más amplia y completa que he podido encontrar en Internet, felicidades, muy bien documentado el artículo.

Salud

Marcaldo dijo...

No solo me has desasnado, si no que has hecho reir muchísimo con esos acertados ejemplo. Muchas gracias!!!

Eddy Loayza Alhuay dijo...

Excelente artículo, con información amplia y sufiente para conocer el tema. Saludos.

Alicia dijo...

Hola a todos. Me uno al comentario de Marcaldo...
En mi casa llamamos "mataburros" al diccionario... extensivo a algunos lugares internauticos

Anónimo dijo...

Tengo un jefe que utiliza mucho esa frase para referirse a situaciones muy obvias, las cuales ya deben de ser conocidas por los colaboradores.

Sin embargo, me queda una duda, dicho vocablo puede utiizarse en la redacción de oficina?

Jorge Luis dijo...

Hola "Anónimo"... no creo que quede bien en una redacción de oficina aunque hasta donde yo sé, no existe regla que impida su uso en ese tipo de escritos...

Gracias por leer y comentar...

Lupita de México dijo...

Excelente artículo, aunque aquí en México no se utiliza mucho, en alguna ocasión se la escuché a un periodista y he preguntado pero ninguna explicación me había dejado satisfecha... Gracias Jorge Luis

hugo rodriguez dijo...

voy a hacer de perogrullo, es correcto? fue lo que dijo en una ocacion un periodista de farandula de antena 3. gracias de antemano hugo

Nor. dijo...

Excelente artículo. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

muy buneo muchas gracias .ya no voya decir más perogrulladas jjja

luis alfredo dijo...

Es un artículo muy agradable e interesante y me entregó una información que seguramente servirá mucho para mi trabajo docente universitario y para evitar las perogrulladas.

luis alfredo lópez quinayás
colombia
universidad del cauca

luis alfredo dijo...

muy buen artículo, felicitaciones. Servirá mucho para mi trabajo universitario docente y para evitar perogrulladas. gracias

luis alfredo lópez quinayás

Dino dijo...

Jorge luis, excelente artículo.
Queda muy clara la explicación.
Felicidades.
Dino

Dino dijo...

Jorge Luis, excelente comentario. Con esa explicación queda todo muy claro.
Felicidades,
Dino.

Marco Jesús dijo...

Excelente artículo, más enriquecedor que lo que hubiera podido encontrar en un diccionario. Gracias.

Marco Mora Jiménez.
Universidad de Costa Rica.

Fernando dijo...

Es admirable, interesante e importante que todavia existen a quienes nos importa nuestro idioma y sus raices. Gracias por publicar esto, he aprendido algo nuevo hoy a raiz de haber leido la frase "Verdad de Perogrullo" en una nota en el diario.

Fernando dijo...

Es admirable, interesante e importante que todavia existen a quienes nos importa nuestro idioma y sus raices. Gracias por publicar esto, he aprendido algo nuevo hoy a raiz de haber leido la frase "Verdad de Perogrullo" en una nota en el diario.

Anónimo dijo...

Hola amigo: te escribo desde Uruguay para agradecerte tu espléndida nota acerca de Don Pedro Grullo ("Perogrullo")En estas épocas en que la Gramática ya parece olvidada por los jóvenes, es bueno que haya personas como tú. Mil gracias. Y agrego: Siendo un nombre propio, aunque sea de un personaje de ficción, debiera escribirse con P mayúscula....Creo que esto es...de "Perogrullo". Un abrazo.
Eduardo.

... dijo...

unperogrullo.blogspot.com

Anónimo dijo...

Me ha encantado, la mejor de internet. En la película top secret" de los zucker brothers, dicen "aprendí de los grandes: Marx, Hendel, Perogrullo..." me partía de risa con eso!!

José dijo...

Ultimamente entre las perogrulladas que escucho mucho es un amigo que dice "que estraño pero siempre que sucede lo misma pasa igual". No se donde la a escuchado pero como divierte en el contexto que la dice. Ahora que leo con atención la definición la relaciona correctamente con el concepto de perogrullada

Anónimo dijo...

He leído de todo pero nada que ver con lo que yo conocía desde hace algo más de cuarenta años.
El nombre de Perogrullo es una simplificación de la respuesta de Pedro Grullo y dice así:
"De frailes acompañado
pasaba un entierro un día
y uno a quien le parecía
del entierro autorizado
¿Quién ha muerto?-preguntó-
y el fraile le respondió
¿El que va en el ataúd!
Este breve poema figuraba en un texto escolar que debería buscar en mi biblioteca (si es que aún obra en mi poder).
Eran las épocas en las que se estudiaba en serio.

Corsario49 dijo...

Excelente!!! Estoy muy agradecido por su valioso aporte en pro del conocimiento. Tengo 62 años, y durante todo ese tiempo mantuve la incognita que ahora ha me sido despejada. Cada vez que escuhaba esa expresión, pensaba buscarla en el diccionario "apenas llegara a casa" pero me distraía en otras actividades, usos y funciones de la lengua. Al final, no buscaba nada.

olga lopez dijo...

Este artículo me es tan importante que olvidarlo sería desastroso, porque el objetivo del perogrullo entró por las pupilas de mis ojos lectores. Nunca podré saber porqué cumplí mi primer año cuando cumplí los primeros doce meses y los primeros trescientos sesenta y cinco días de mi vida extrauterino. No pude estar atento porque era incomprensible ese momento.-
lu@lrek