martes, 8 de enero de 2008

¡¡¡ QUE REGRESE LA VENTANA !!!


Puede que haya sido una decisión de Cecilia Valenzuela tomada - cito de memoria - "porque el momento del país ya no requiere de una fiscalización diaria y porque es nuestro deseo brindarles el material de la semana sin la premura de los minutos que vuelan", puede que haya sido un recorte de antena a raíz de los incisivos e irrespetuosos reportajes del equipo de agenciaperu.com - sin duda, el equipo periodístico más temido del momento, una suerte de "urracos" de la política - pero francamente es lamentable que La Ventana Indiscreta ya no vaya a ser emitida todos los días una vez que retornen de sus vacaciones... Primero porque nos "someten" - salvo decisión soberana del control remoto - a tener que ver Prensa Libre (es cierto que Rosa María Palacios es una acusiosa entrevistadora pero verla riéndose a dentellada limpia con ese acomodaticio politiquero y sabio patriarca de los otorongos llamado Antero Flórez Aráoz es realmente entristecedor... Y segundo porque Frecuencia Latina no tuve mejor idea que poner en ese horario el programa ese de la sexóloga esa que triunfa en todo el mundo ese con su sexualidad comercializada, envuelta en plástico y disfrazada de anti-puritanismo y supuestas posturas 100% open-minded... Me pregunto si en este país en el que hay cientos de miles de personas que no saben cómo utilizar bien ni un cepillo de dientes será enriquecedor un espacio de esa naturaleza... Prefiero canalizar mi crítica a través de este artículo del psicoanalista Jorge Bruce, publicado en Perú21 el 11 de octubre del 2007...

"ALESSANDRA RAMPLONA

por Jorge Bruce (Perú 21, 11 de octubre de 2007)ç

El éxito de la sexóloga Alessandra Rampolla es digno de envidia, pero también de análisis. Su libro es un best seller, masivamente homenajeado por la piratería callejera. Lo que pierde en ese rubro lo recupera en el de los 'juguetes' que ofrece para iluminar nuestras alcobas. Sus adminículos son la materialización del "pensamiento Rampolla": de colores vívidos, ornados con estrías y escamas sugerentes, elevan el clítoris al pedestal orgásmico de donde una sexualidad falocéntrica lo había desplazado.

Omnipresente en los medios, segura de sí misma y desafiantemente obesa en esta era de culto a la esbeltez, su vocabulario selecto -es decir, estudiadamente limitado- y cómplice, su declarada vocación desinhibidora, las caritas felices de sus textos, la han posicionado como gurú del sexo familiar, amable, casero, bajo la divisa de una libertad para explorar lo que usted siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar, como pregona el trajinado cliché. Lo que antes fueron prácticas réprobas, hoy es el avatar de amas de casa que, en vez de reunirse para una demostración de Unique o Tupperware, lo hacen para elegir, entre risas, los productos de la tienda virtual promocionada por la sexóloga caribeña.

Habiendo confesado mi envidia, debo precisar que me refiero a sus ingresos. Todo lo demás -celebridad mediática incluida- me resulta de una banalidad aburridísima. El sexo del que nos habla con tanta confianza y simpatía no es interesante. Los fantasmas que evoca con desenfadada naturalidad no son más que escenas de porno soft. Son simulacros, "como si".
Es sexo convencional, equidistante del erotismo y la pornografía: una diversión inofensiva. Por eso, el deseo está ausente y se le confunde con excitación. Cualquier beso forcejeado en una banca en la penumbra de un parque, aderezado de frases susurradas con ansiosa desesperación, tiene más fuego e intensidad, prohibición y transgresión que esos éxtasis de pacotilla, con fisher price para adultos.


Acaso estoy siendo no solo envidioso sino injusto. Sacar al sexo de las tinieblas y ponerlo a disposición del gran público suena democrático. Follar a placer no debería ser un privilegio, claro está. Pero lo que me subleva en esa empresa no es la desmitificación del sexo sino la desacralización de la intimidad. Rebajar la experiencia erótica a la tranquilidad inocua de un manual de autoayuda significa desterrar su locura privada, extravío, resistencia cultural y domesticarlo. Luego empaquetarlo y venderlo en la seguridad de su hogar."

Hasta la próxima...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

bruce escribio sobre la rampolla? jajajajajajajajaja...Sobre que le faltara escribir a ese sabio...? Ummm no se me ocurre, ya casi todo lo dijo...le faltaran los juanetes y el andar limeño, la vida de las moscas y el olor de la palta...

Jorge Luis dijo...

Gracias por comentar... de hecho la de Bruce fue la única voz que he escuchado que no aplauda como foca ante esta producto televisivo destinado a las audiencias "más hot" del momento... ¿cuándo dejarán de vender humo por televisión?... saludos y otra gvez gracias...

Ricardo dijo...

yo me enfocaré más en el tema dela ventana - la Rampolla no me da ni frío ni calor, hay más y mejor que ver en el cable - ya que por un lado admiro a la tegen de Agenciaperu.com...pero no tanto así a la Valenzuela, cuya independencia colisiona muy a menudo - bueno, nadie es perfecto -con la fe ciega y reverencia casi mística a su papaúpa personal: Baruch Ivcher.
saludos
Ricardo

Jorge Luis dijo...

No soy fan incondicional de Cecilia Valenzuela y su equipo - como todo, tienen sus buenas y sus malas - pero prefiero diez mil veces un programa periodístico a un producto madeinusa para mentes subnormales que quieren aprender a correr antes de siquiera enterarse de que tienen dos pies... además el post lo hice para criticar al programete ese importado, no para que me digan si la ventana es o no es... saludos y gracias por comentar...

Ricardo dijo...

yo ni sabía que habían cambiado a la chichi por la ramplona, digo rampolla....en fin, un punto más para el tío Denegri, quien explicó ese asunto de la "bajura" televisiva, y que demuestra porque Baruch es otro "aprendiz de papaúpa" con acento indefinible..
Definitivamente, frente a Marco Aurelio, la Ramplona es una calichín para borderlines
saludos y suerte estos 15 días
Ricardo

Yvette dijo...

Es verdad que la Valenzuela no es la "gran cosa" del periodismo en el Peru y ni a poca cosa llega cuando, entre risas y sonrisas, entrevista a Keiko Fujimori, sobre todo si recordamos que ella (la Valenzuela) fue la que entre tantas investigaciones y reportajes acerca de las fechorias del dictador, revelo su nacionalidad japonesa y gitaba a los cuatro vientos: "presidente ilegal", "agarrenlo que se escapa a Japon".

Pero si, la Palacios es aun peor. Ahora si me la pones entre ella y la conductora del programa ese que bien podria llamarse "Mas idiota soy, mas sexo tengo", entonces me deprimo.

Para los que tienen cable seguro hay muchas opciones y para los que no lo tenemos, la unica buena es TV Peru con los programas de Denegri, Giacosa, Thays o Molinari.

Pero de verdad es triste ver que la television de este pais es la vitrina en la que exhibe su pobreza. Remedos de programas o noticieros que no aportan nada a una poblacion necesitada de opciones para salir de sus problemas, para no seguir empeorando... y que solo ve su propio reflejo en la pantalla.

En fin, si pensamos en los que estan detras de este negocio llenandose los bolsillos con lo poco o mucho que hay para repartir en ese medio, no deberiamos sorprendernos.

La ausencia de creatividad e inteligencia para crear una televison entretenida pero al servicio de la gente, deberia hacer pensar a la universidades en cambiar el nombre de la carrera de: "Ciencias de la Comunicacion" a "Ciencias de la Incapacidad" y asi estar mas de a tono con la realidad.

Para terminar me uno al deseo ferviente de que jamas repongan esa porqueria de "Asi es la vida"

Saludos y muchos exitos

Yvette

Jorge Luis dijo...

Gracias por tu comentario siempre tan claro y directo... ya hacía falta un contrapunto porque a veces siento que nadie me sigue la conversa... Muy cierto lo que dices: la TV nacional está cada día peor y los personajes que mencionas son como Quijotes en medio de molinos impulsados por gente ignorante, interesada en seguir enriqueciéndose a costa de la pobreza humana de cientos de miles de personas... En cuanto al programete de marras ese título que le has puesto resume mejor mi crítica que el artículobueno pero "políticamente correcto" al fional de cuentas, de Bruce... gracias por leer y comentar...