domingo, 9 de diciembre de 2007

... Y VOLVIERON



De primer nivel. La enorme expectativa que se despertó en nuestro país hace tres meses tras el anuncio de la visita de la banda argentina Soda Stereo, con motivo de su gira Me verás volver, se vio plenamente colmada y superada la noche de ayer, sábado 8 de diciembre, en el concierto que el trío ofreció frente a un público aproximado de 50 mil personas en el Estadio Nacional. Hoy, el grupo volverá a deleitar a una cantidad similar de gente, convirtiendo a Lima en la segunda ciudad de Sudamérica, aparte de Buenos Aires (donde cerrarán la gira el 21) y después de Santiago, en la cual se programó más de una presentación.

DIFÍCIL DE CREER: Llegué, por esas casualidades de la vida, con una entrada que un amigo me consiguió pocas horas antes del concierto, para la zona denominada Signos. Eran casi las 6 de la tarde y ya las inmediaciones del estadio estaban repletas de fanáticos que iban llegando por todas partes. A pesar de haber visto algunos videos por Internet de otros conciertos de la gira, no me esperaba algo tan sorprendente como lo que vi anoche. Si bien es cierto no soy fan acérrimo de Soda Stereo y no compartí la algarabía provocada desde finales de septiembre (las colas inmensas en Teleticket, las entradas agotadas a la semana), sabía que me esperaba un reencuentro con muchas canciones que fueron parte de mi ingesta diaria de música durante la adolescencia. Pero el concierto fue más allá de eso. Los argentinos demostraron que poseen una fuerte vigencia sonora dentro del panorama del rock mundial y un estándar de calidad que hace de sus conciertos un espectáculo de primer nivel.

LUZ... CÁMARA... Y ACCIÓN: Luego de la kilométrica cola que tuve que hacer para entrar, que llegaba hasta la Av. 28 de Julio - dicen que durante esa hora tocó el Dúo Ayacucho (¿?) - me ubiqué frente a una de las dos enormes pantallas instaladas a ambos lados del escenario. Casi a mi costado, una tercera pantalla ubicada al centro estaba dispuesta para mostrar los detalles del concierto al público de las tribunas, que poco a poco iban dejando sin espacio al José Díaz. Como a las 8:30 un ridículo video - sin duda lo peor de la noche - de unos "comediantes" argentinos hizo reír a algunos sectores del público, acostumbrados a la pobrísima noción del humor del llamado "estilo Videomatch". A las 9 en punto, las luces se apagaron y las notas de Algún día - notable versión del tema Some day one day de Queen, que los Soda grabaran en 1997 para un álbum tributo al grupo de Freddie Mercury - anunciaron que el concierto, por fin, estaba a punto de comenzar.

LA CIUDAD DE LA FURIA: Como en otras ciudades de la gira, Gustavo Cerati (guitarra, voz), Héctor "Zeta" Bossio (bajo, coros) y Charly Alberti (batería) abrieron con Juego de seducción, uno de los temas más populares de su primera época. Cerati, el indiscutible líder de la banda, salió a escena con una guitarra color azul eléctrico, muy parecida a la que utilizaba en los tiempos de los peinados new wave y la onda pop que los caracterizó en los 80s. Veinte años después, los argentinos suenan mucho mejor que antes. Apoyados por un sistema de iluminación impecable, de altísima resolución, el trío creaba atmósferas distintas para cada tema y a medida que avanzaba el recital, el público se entregaba cada vez más a los éxitos que se sucedían uno tras otro. Los solos de Cerati en temas como Imágenes retro (de su segundo álbum Nada personal, 1985), Texturas (del enigmático Dynamo, 1992) y Hombre al agua (del Canción animal, 1990) mostraron un potente filo rockero y una madurez musical que llegó a uno de los primeros clímax del show durante el tema En la ciudad de la furia, que hizo saltar a la multitud reunida.

NOS VAMOS DE PIC-NIC: Con esa frase, la banda presentó el tema Pic-Nic en el 4to. B uno de los surcos más populares del álbum Doble vida (1988) y las seis pantallas ubicadas detrás de los músicos (dos detrás de cada uno, mostrando los detalles de su performance individual, al estilo de aquel video de la canción Only time will tell de Asia (1982), mostraban intermitentemente las palabras "Pic Nic" al público. Al final del tema, el cantante y guitarrista incluyó el coro de la canción And she was de Talking Heads, para sorpresa de quienes pudimos darnos cuenta de ello. Siguieron clásicos como Signos (con una intro realmente alucinante), Persiana americana, Corazón delator, Final caja negra, entre otras. Inmediatamente despues de Zoom (del álbum Sueño stereo, 1995), el trío tocó Cuando pase el temblor, proyectando las imágenes que usaron para grabar el video clip en 1985. Al final del tema, Cerati gritó "¡Fuerza Perú!" lo cual ha sido asumido como una alusión al terremoto que devastó las ciudades del sur chico en agosto último.

EN REMOLINOS: Definitivamente, temas como Tele-K, Sobredosis de TV, Danza rota, entre otros, suenan remozados en las versiones presentadas en esta gira y son, sin duda, las más celebradas por la mayor parte del público, pero Soda Stereo no se olvidó de su catálogo más "serio" y desplegó un segmento lleno de psicodelismo y distorsión conformado por temas de sus álbumes Dynamo (1992) y Canción animal (1990). Tras un segundo de silencio, el cantante solicitó que apagaran las luces de todo el estadio y le dijo a la gente: "¿Porqué no encendemos nuestras luces?" refiriéndose a los celulares y así, en medio de la oscuridad aparecieron miles de pequeños resplandores, creando el ambiente propicio para la etérea balada Fue (con notables juegos de iluminación y un sonido casi floydiano). Siguieron En remolinos y Primavera 0 del primero y Sueles dejarme solo, En el séptimo día y Un millón de años luz del segundo. Asimismo, una excelente versión de No existes (del clásico tercer disco, Signos de 1986). Antes de retirarse por primera vez del escenario, el trío hizo saltar a todo el mundo con De música ligera, sin lugar a dudas la canción más popular de toda la discografía de Soda Stereo.

SOBREDOSIS DE VITAMINAS: Ante el grito "Soda no se va", y luego del show aparte protagonizado por el público en su afán por crear olas que emocionaran a los músicos, Cerati, Zeta y Charly regresaron para tocar Disco eterno - en la cual el guitarrista se lució con una Gretsch roja de diseño clásico - Cae el sol (con una mención final a la melodía de Here comes the sun de The Beatles) y Prófugos, tema que el público venía reclamando minutos atrás. Posteriormente, y como segundo regreso, la banda interpretó El rito (otra vez la psicodelia rodeó el escenario) y para despedirse, dos clásicas más, en excelentes versiones con arreglos más fuertes y contemporáneos: Nada personal y Te hacen falta vitaminas. Esta última, con una ligera variación de tiempos, sonó mucho más sólida que la escuálida primera grabación en clave de ska, uno de sus primeros éxitos de 1984.


FINAL CAJA NEGRA:
Junto a sus músicos de apoyo, los conocidos Tweety Gonzáles (teclados), Leo García (guitarra) y Leandro Fresco, Soda Stereo se despidió del público peruano, un público que demostró durante las 2 horas y 40 minutos que duró el show, ser uno de los más conectados con la carrera de la banda. Los músicos no dejaron en ningún momento de agradecer y de decir que Perú es uno de los países más importantes para ellos - "¿Cuál es el público más caliente de Latinoamérica? ¡Vamos Perú!" - fue su saludo inicial - y lo demostraron dejándolo todo en la cancha. Fue un concierto realmente bueno y definitivamente, el de esta noche no va a ser menos que eso. Hasta la próxima...

http://www.youtube.com/watch?v=o-gwd2g7ALs (En la ciudad de la furia, Lima, 8-12-2007)

http://es.youtube.com/watch?v=NBl_lTA5qgk (Imágenes retro, Lima, 8-12-2007)

http://es.youtube.com/watch?v=bl056WBovqk (Fue, Lima, 8-12-2007... la mejor del concierto)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

CHEVERE TU COMENTARIO DOC HABLAMOS EXITOS

Ricardo dijo...

Sopa Stereo!!!
parece que fue ayer cuando, desde un antiguo televisor Zenith a color pero totalmente analógico, seguía las incidencias de la primera visita de aquellos extraños pelucones, a ritmo de ska y en un contexto post alanista (post apocalíptico)...
qué bueno que pudiste echarle tu ojo crítico en vivo y en directo al resultado de aquella evolución musical argentina...
saludos
Ricardo
pd:´llámame al 90016766 para grabar tu cel

Jorge dijo...

Si el concierto fue muy bueno realmente... sonido de primera, luces alucinantes, pantallas enormes y la onda del grupo que francamente, está a la vanguardia en cuanto a rock en español... saludos...