jueves, 22 de noviembre de 2007

¿LE PASARÍA ALGO AL PERÚ SIN JULBO?

Tomo prestada la carátula de Perú 21 para graficar mi opinión ante el desastre del football nacional, manifestado no sólo en el vergonzoso resultado de ayer, sino en todas aquellas cosas que nos ponen delante del flagrante engaño que la actividad futbolera nacional representa para la alicaída autoestima de nuestra sociedad. El julbo, como la denomina Phillip Butters, quizás el comentarista deportivo más cercano a la sinceridad con la que deberían tratarse estos asuntos. Aunque la otra noche afirmó, con la determinación de los más famosos "vendedores de humo" de la prensa deportiva - término que utiliza el agudo Butters para referirse a quienes todavía hablan de posibilidades matemáticas, de esperanzas, etc. - que el marcador aliancista Guillermo Salas, que sin duda tuvo una buena tarde individual frente a Brasil, había "jugado como los dioses". A veces el buen Phillip también contribuye a formarle imágenes falsas al público. En fin, como diría Pedro Salinas, son "rajes del oficio"...

Si no se firma el TLC, el 25% - si no es menos - de empresarios beneficiados directamente con sus efectos saldrían a decir que el Perú vivirá por siempre en el sub-desarrollo, que no podrá entrar a competir en el mundo globalizado y todo eso. Habrá crisis económica para unos cuantos, tormenta política, trabajo para analistas y "analistas". Si una catástrofe desapareciera, Dios y Rafo León no lo permitan, la ciudadela milenaria de Machu Picchu, el Perú perdería su máximo atractivo turístico, habría que declarar duelo nacional permanente, sería una real tragedia nacional. Pero ¿qué le pasaría al país si desapareciera por completo su actividad futbolística "profesional"?... No hay que ser un genio para inferir de inmediato la respuesta: NO PASARÍA NADA...

Osea, definitivamente si no hay clubes muchos jugadores que no saben hacer otra cosa que aparentar ser profesionales del deporte se quedarían sin trabajo (y quizás aumentaría la inseguridad en las calles debido a que los barristas no encontrarían mejor forma de desfogar sus frustraciones robando, destruyendo, matando... aunque eso, con julbo, ya lo hacen desde hace años). El Bocón y Líbero dejarían de existir dejando en el desempleado a buena cantidad de colegas. Los "pesos pesados" del periodismo deportivo tendrían que dedicarle más minutos y páginas a verdaderos ganadores como Luis Horna, como Sofía Mulanovich, como los equipos de niños especiales que constantemente llenan de orgullo a las pocas personas que se enteran de sus triunfos. O escribirían y hablarían de otros temas, porque el tenis, el surf y las olimpiadas especiales son una nota positiva, "de interés humano", de vez en cuando, pero no venden tanto como para seguirles el paso día a día... Pero insisto ¿le pasaría algo al Perú si deja de tener football? Honestamente, considero que no...

A estas alturas el julbo debería ser eliminado de la vida de nuestra sociedad, porque a lo único que contribuye es a aumentar la sensación frustrante de ser siempre los últimos de todas las filas: Últimos en educación, últimos en seguridad ciudadana, últimos en programas cómicos de calidad, últimos en lucha contra la pobreza, últimos en football. Ya basta. El julbo debería ser tipificado como delito contra la fe pública. Ni siquiera podemos decir que claro, la situación económica es mala, el "chorreo" no deja de ser una simple palabreja grotesca que no existe en la realidad de prácticamente nadie, pero el football sirve pues para elevar los ánimos de esa población deprimida, angustiada que se olvida de sus problemas cotidianos gracias a once gladiadores - iba a decir guerreros pero después de la escapada, él tampoco se salva - capaces de dejar la vida por su selección para alegría de niños desilusionados que viven pegados a una computadora simulando que matan gente, de ancianos desilusionados cansados de que no les aumenten sus pensiones, de jóvenes desilusionados que ven pasar los años pasando de trabajo en trabajo, un día vendiendo cursos de cocina y al día siguiente, vendiendo cualquier otra cosa...

El país no se detendría, sea donde sea que esté yendo, si toda esa maquinaria desorganizada y corrupta fuera borrada del mapa, si en el Perú simple y llanamente no hubiera football. La sociedad no dejaría de moverse, no seríamos ni más ni menos que el mismo país sub-desarrollado que somos ahora. No hay forma de que una selección peruana conformada en el contexto de este constante y cada vez más podrido entramado de componendas, negociados, enriquecimientos en el que nadie apoya nada, en el que nadie se interesa en reformar, en cambiar, en trabajar con divisiones menores, sin compadrazgos ni preferencias ni indisciplinas, alcance el nivel de competencia que exhibe el football real, el moderno, el globalizado, ese que juegan verdaderos profesionales y no peloteros de cartón, ese que está gerenciado por verdaderos profesionales y no por ex-generalotes prepotentes, congresistas desleales y sanguijuelas sedientas de poder y dinero. Aunque la dirección de Perú 21 va más por el lado retórico de la frase, yo la recojo y la asumo como propia en el sentido más literal posible: QUE SE VAYAN TODOS, que desaparezcan y que se cree, realmente desde cero (no "desde cero" con los mismos de siempre) un football peruano nuevo. Aunque esto no sea posible ni siquiera "matemáticamente hablando", soñar no cuesta nada...

4 comentarios:

Roberto Tucto dijo...

Bueno definitivamente el Futbol es una industria que mueve millones en el mundo y el Peru no es ajeno a ello,auspiciadores ,television,etc si se busca una reorganizacion y el pensar popular es que nos desafilie la FIFA de toda competencia internacional,el futbol domestico si existiria pero valgan verdades una cosa viene de la mano de otra no creo que sea negocio rentable para empresarios y auspiciadores àpostar solo por el torneo local por diversos motivos no creo qe la cosa sea asi de sencilla ya que hay personas que no quieren soltar la mamadera, y se aferran al puesto,deberian dar un paso al costado.
Por ahi decian que nuestro futbol es gitano,le jugabamos bien a los grandes pero sufriamos con los chicos,no puedo ocultar mi malestar por el ultimo partido de la seleccion, a lo largo de toda mi vida nunca habia sentido tanta VERGÜENZA,pero ya es tarde para llorar sobre la leche derramada,a seguir adelante nomas

Jorge Luis dijo...

Claro... hay muchos intereses particulares dentro del negocio del football en general, pero el caso del Perú es de los más deplorables. Todo es más importante que trabajar en pro de la formación de deportistas serios, profesionales, que superen esa naturaleza marginal y eleven realmente los niveles de los quipos locales y por ende, de la selección como cojunto. Esos casos aislados de jugadores peruanos que terminan en ligas extranjeras son solo eso, casos aislados, no representan ninguna mejoría. Y tampoco es tan fácil como decir "porque juega afuera es mejor" porque hoy en día el football mundial está tan regido por la oferta y la demanda que jugadores apenas ligeramente superiores ya tienen contratos fuera. Si mejoran o no, es cuestión de ellos y que sólo les servirá a ellos, pero eso no garantiza - como se demostró frente a Ecuador, una superioridad como selección. Gracias por comentar. Saludos

Ricardo dijo...

A lo mejor exagero pero, desde el punto de vista socioeconómico, lo que le pasa a estos 22 papanatas más DT, dirigentes, prensa y FPF es una muestra gratis y modelo a escala de las taras de nuestro sufridamente querido terruño, donde abundan los marginales desubicados cuando llega el dinero, los gobernantes corruptos, los egoistas e individualistas, los flojos, los que por fuera son atletas pero por dentro son pastrulos....en fin, tal vez si desaparece el fútbol profesional vía FIFA(porque las pichanguitas siempre existirán)el Perú no mejorará, pero al menos como bien dices mi estimado blogger brother, será un motivo menos para frustrarse.
saludos
Ricardo

Anónimo dijo...

Si pues... todos sabemos que nada de lo que estamos diciendo va a pasar osea... va a seguir existiendo ese remedo de football profesional que se llama Descentralizado, van a seguir llenándose la boca los entrenadores, jugadores, periodistas, etc... con terminologías adoptadas del football de verdad... van a seguir con esa monserga de que el football une, integra, crea noción de identidad... frustrando a la juventud con cada derrota, sin importarle nada más que las ganancias que se llevan por llenar los estadios de delincuentes (los "barras bravas"), anfitrionas, poseros y tontones billetudos que se creen "cool" porque tienen palco o van a occidente... saludos y gracias...